19 abril 2006

Te cuento. Me cuentas?


Recuerdo una historia que me contaron de pequeña, y creo que esta es la responsable de la curiosidad que me despiertan los campos santos. Os la cuento:

“Hace mucho, mucho, mucho tiempo (ahora más, que ya hace tiempo que me la contaron), en el pueblo había una muchacha muy valiente, que no se achicaba ante nada. Los mozos decidieron retarla para comprobar si su valor era tanto como decían. Le propusieron ir a media noche al cementerio en solitario, sin luz alguna que iluminara sus pasos. Para probar su presencia, tenia que dejar clavada una estaca en el centro del cementerio. Ella sin dudarlo acepto.
Cuando dieron las doce campanadas, nuestra intrépida protagonista salto el muro y se dirigió estaca en mano, a cumplir su objetivo. Cuando llego al punto señalado, se agacho y la clavo en el mismo centro. Al levantarse noto un fuerte tirón en la falda, el pánico se apodero de ella y el corazón le fallo, cayendo fulminada.
A la mañana siguiente la encontraron sin vida, el tirón que había sentido, lo causo la estaca, que al clavarla pillo su falda”.

¿La habías oído antes, como cultura macabra de algun pueblo?

¿Sabéis alguna otra?

13 Comments:

Blogger Ed. Expunctor said...

Yo sí lo había oído, pero en una variante: un grupo de amigos que se fueron al cementerio por la noche, pero en un momento dado se asustaron por un ruido y salieron corriendo, y cada uno se fue como si lo llevara el diablo a su casa. A la mañana siguiente se juntaron. Estaban todos... menos uno, así que se fueron a buscar al amigo que faltaba. Volvieron de camino al cementerio, entraron y encontraron a su amigo arrodillado, pálido y rezando en susurros con los ojos cerrados... con su jersey enganchado, por la parte de atrás, a una rama de un árbol.

19/4/06 23:53  
Blogger Câline said...

UUUUUUUUYYYYYYYYYYY!!!!!
Me dio miedito y todo... soy una cobarde para esas historias, jajaja...
Pero, me llaman mucho la atención los camposantos porque son como una revista de la arquitectura de varias épocas juntas. Hay cualquier tipo de figuras, formas y mensajes que llaman a la reflexión de la cultura humana y la manera en que las familias expresan su amor a sus seres queridos... en mi caso... prefiero que me cremen y echen mis cenizas en un jardín... no quiero pensar en amarrar a mis familiares a un sitio que... luego de un tiempo, sea una obligación para alguien o quede abandonado siendo representativo.
Como que hablé mucho...

20/4/06 06:19  
Blogger i-viajera said...

Yo no había oido ninguna aún, esta es la primera y es fantástica.

Para leer historias de este tipo, tenemos al gran Alfred Hichkot (no se como se escribe), s lo recomiendo. Lei un libro que se llemaba "relatos que me asustaron"

20/4/06 14:55  
Blogger Azazel said...

Muy buena...
Yo conozco la leyenda urbana que circula por la calle de ese coche que en plena noche lleva las luces apagadas y al dar un toke con la larga para avisarlo, echa detrás de ti para eliminarte...
Aunque parece que esta va en serio...
Un saludo...

20/4/06 20:07  
Blogger Irarrazabal said...

Buenas tardes,
No la conozco, pero nunca comprenderé si son reales o no.
En Chile circula una muy famosa 'La rubia de Kennedy' o algo así, se trata de una mujer rubia que en una avenida de de tal nombre pide un aventón, la imagen de la mujer se ve poco nitida. Se cuenta que debes detenerte y abrir la puerta, obviamente nadie sube. Al cabo de un par de metros, si tienes suerte, nada pasa. Pero no falta quien cuenta que la han visto, pálida, por el espejo retrovisor...

Veo que eres amiga de Pagana y de Caline, son grandes amigas mias.

Saludos!

22/4/06 00:48  
Blogger Isthar said...

Yo no la sabía, y leyendas de estas conozco las clásicas que serán por todos conocidas.

Lo curioso es pensar que no debía ser tan valiente la chica si le dio un simple susto engancharse la falda con la estaca. El mayor miedo es el desconocimiento. Debería haber mirado primero ;)

22/4/06 14:01  
Blogger Pagana said...

Yo creo que si lo habia escuchado, o al menos alguna variante de el mismo cuento.

De cementerios no me si ninguno, pero hay muchos de la dama de blanco por mis tierras... Aquella mujer que murió por amar y que aún hoy en la fecha señalada se les aparece a los distraidos transeúntes que quedan en shock por el susto...

Un abrazo grande!

22/4/06 20:02  
Blogger Dr. Espinosa said...

Yo la conocía pero el protagonista era un caballero, y como detalle decir que el pelo se le había vuelto blanco del susto.

Historias de miedo me se cientos, pero estas horas, en pleno día, no son el mejor momento de contarlas.

23/4/06 15:50  
Blogger Câline said...

mmm... pues eso que cuenta Irarrázabal se parece mucho a un cuento de aquí... en una ciudad vecina a Caracas, Valencia, hay una sección de la autopista que dicen que de noche tiene a una mujer fantasma que se monta en el carro y... pues eso le ha pasado a dos personas que conozco y al menos sé que una lo dice de verdad... :S Cada vez que pasamos por ahí, si es de noche, me da una risita medio histérica del miedo...

23/4/06 21:30  
Blogger Polvo Eres said...

Está muy buena la historia, yo conozco una que me paso a mí y que se las contaré paso a paso en un post de mi blog, a ver quien se anima a hacerlo?

Besos mil.
Osvaldo.

24/4/06 02:15  
Blogger Nocheoscura said...

No la había oído nunca pero me ha gustado.

25/4/06 09:31  
Blogger Catastrofismos... y no tanto said...

En México hay muchas leyendas y cuentos semejantes... pero mi leyenda favorita es La de la Llorona, que ha cruzado mares y es de las más populares e incluso se ha vuelto bandera de algunas culturas en las que Madres lloran por sus hijos desaparecidos.
http://www.sep.gob.mx/work/appsite/muro/leyendas/llorona.htm
Un abrazo!!

26/4/06 04:59  
Anonymous Tautina said...

Pues no lo había escuchado pero que miedo, a mí es que los cementerios me causan mucho respeto, seguramente por alguna historia que me contaron de niña...

23/6/06 11:02  

Publicar un comentario

<< Home